31 de agosto de 2014

Vacaciones Ending --> Pasando a modo Innovador Social

Terminando modo Vacaciones & Apicultor...
█████████████████████████░
90% completado
Espere o pulse INTRO para pasar a modo Innovador Social




M83 - Intro from Nathan Kim on Vimeo.

No quiero pulsar INTRO, mejor espero...

La letra de la canción dice:
No necesitamos hacer historia, tampoco necesitamos depender de este lugar. Tenemos que seguir caminando, y sólo nuestros pasos serán la historia, crearán nuevos espacios. Somos faros si seguimos adelante, con la mano en el corazón. Síguenos!! Para luchar en la batalla. Podemos salvarnos, podemos renacer…  descansa tu cabeza en mi pecho, yo te mantendré vivo.

8 de agosto de 2014

Carlos Bardem, Alberto Ammann y Álvaro Longoria a pisar el Ártico con Greenpeace

Imagen de cabecera


Segunda expedición ártica: 9 - 15 de agosto de 2014
Greenpeace viaja al Ártico con Carlos Bardem, Alberto Ammann y Álvaro Longoria para documentar los valores y amenazas de este valioso territorio

- Trabajaron juntos en la premiada Celda 211 y ahora vuelven a unirse para embarcarse con la organización, ser testigos de la belleza del ecosistema ártico y pedir su protección
- El realizador Álvaro Longoria, que ha rodado junto a figuras como Oliver Stone, comenzará la grabación de un documental sobre los peligros que acechan a "la última frontera"

Vídeo criogenización en el Ártico



Este sábado, 9 de agosto, comienza la segunda expedición al Ártico de Greenpeace España (1) para conocer de primera mano los efectos del cambio climático, las prospecciones petrolíferas y la pesca industrial que hacen peligrar la población y el ecosistema ártico. El rompehielos de la organización, Esperanza, recorrerá el archipiélago noruego de Svalbard, una zona de una única belleza y biodiversidad. A bordo, estarán los actores Carlos Bardem y Alberto Ammann para pedir la protección de este valioso entorno. Asimismo, durante la navegación, el director y productor Álvaro Longoria comenzará la grabación de un documental sobre los peligros a los que se enfrenta este ecosistema único. Bardem, Ammann y Longoria ya trabajaron juntos en la galardonada Celda 211 y ahora vuelven a unirse para proteger el Ártico.

"No vivimos en un planeta parcelado, todo lo que afecta a un ecosistema también lo hace al resto, a nuestra calidad de vida. Ya vamos tarde en la carrera por proteger una zona vital para el ser vivo y para el planeta Tierra, como es el Ártico. Por eso nos hemos embarcado con Greenpeace en esta expedición", ha explicado el actor y escritor Carlos Bardem.

La región de Svalbard es una zona emblemática del Ártico y a través de ella, Greenpeace mostrará la importancia de proteger este vulnerable ecosistema. El Esperanza navegará alrededor de Spitsbergen, una región de impresionantes paisajes helados y excepcional fauna. Es el hogar de 19 especies de mamíferos marinos como el oso polar, las morsas, cinco especies de focas y doce tipos de cetáceos.

Numerosos estudios demuestran que los osos polares, los renos y las focas se encuentran amenazados por el aumento de las temperaturas y el deshielo. Las emisiones de CO2 y el calentamiento global también provocan la acidificación del océano ártico con graves implicaciones en la fauna marina además de favorecer la aparición de plagas de insectos, hongos e infecciones y erosionar la costa.

Con el deshielo se están abriendo nuevas rutas marítimas y aumenta la atracción para las actividades extractivas de petróleo en esta zona. Cerca de la reserva natural de la isla del Oso, al sur de Svalbard (mar de Barents), la petrolera noruega Statoil ha llevado a cabo este verano trabajos de exploración para extraer petróleo y gas en tres pozos.

El actor hispano-argentino Alberto Ammann, ganador del Goya a mejor actor revelación por Celda 211, explica: "Me uno a esta expedición porque estoy a favor del cambio del uso de petróleo por energías renovables, a favor de la vida, del respeto y cuidado de la biodiversidad de nuestro planeta".

Es urgente establecer medidas que delimiten y protejan los espacios árticos y se garantice con ello la defensa de sus habitantes. Greenpeace pide la creación de un Santuario global que salvaguarde esta región fundamental para todo el planeta.

Todas estas amenazas e intereses tras la destrucción del Ártico serán documentadas durante el viaje por el prestigioso director y productor Álvaro Longoria, quien comenzará un nuevo proyecto internacional. Anteriormente rodó el documental Los hijos de las nubes, protagonizado por Javier Bardem donde denunciaba la situación del pueblo saharaui. También ha trabajado en grandes producciones internacionales con Oliver Stone y Steven Soderbergh.

"Es importantísimo dar a conocer el momento crítico que vivimos, con prácticas que enriquecen a unos pocos y ponen en peligro el futuro del planeta. En ningún sitio es esto más claro que en el Ártico", explica el cineasta Álvaro Longoria. "Debemos abrir los ojos de la población y a estas grandes empresas y gobiernos que solo buscan el enriquecimiento a corto plazo sin pensar que tendrá consecuencias irreversibles. Por el contrario, la mayoría de la gente apoya sin fisuras la creación de un santuario alrededor del Polo Norte. La clave está en dar la situación a conocer y a mí me gustaría colaborar haciendo lo que mejor sé hacer: una pieza audiovisual".

Justo antes de la expedición española, la actriz británica Emma Thompson ha estado también embarcada con Greenpeace para colaborar en una movilización mundial que ya ha conseguido más de cinco millones de firmas y el apoyo de estrellas internacionales como George Clooney o Alejandro Sanz.

Nota: (1) Expedición al Ártico 2013: un equipo de periodistas, científicos, especialistas en Ártico, cámaras, fotógrafos, exploradores y Alejandro Sanz fueron en julio de 2013 al Ártico para mostrar los impactos de la destrucción y pedir que se declare Patrimonio de la Humanidad.

31 de julio de 2014

CAMPAÑA DE RECOGIDA DE MEDICAMENTOS PARA GAZA:


Nuestra indignación es enorme ante el genocidio que está perpetrando el ejercito de la ocupación israelí en la Franja de Gaza contra la población civil palestina.



Las imágenes de los niños palestinos muertos, mutilados, quemados, heridos de consideración, huérfanos y la destrucción de las casas, hospitales, ambulancias, lugar de culto, colegios (uno de ellos un colegio gestionado por la UNRWA, que fue bombardeado, resultando muertas 16 personas y 200 heridos entre niños y mujeres que se refugiaban allí de los bombardeos), arrojan un resultado aterrador: hasta las 18 horas del 27 de Julio de 2014, ha habido más de 1061 muertos, 6032 heridos y la destrucción de 3640 casas civiles debido a los 5455 ataques aéreos israelíes desde el comienzo de la agresión.

Ante la situación crítica y el deterioro del estado de salud de la población palestina en la franja de gaza por la brutal agresión del ejercito israelí, la Asociación Medica Hispano Palestina - AMHP, comenzamos una campaña de recogida de material médico, medicamentos, personal médico para poder atender a los heridos entre la población civil en gaza para ello pedimos la ayuda y la colaboración del pueblo español a nivel personal, asociaciones, partidos políticos y sindicatos.

La campaña terminará el Martes 12-08-2014.

Organízate en tu barrio, en tu centro de trabajo o estudio, en tu grupo de consumo o asociación. Recoge los medicamentos y luego envíalos a la sede de la Misión Diplomática de Palestina en España sita en la calle Pio XII, 20 - Madrid 28016.

Teléfono de contactos:
1. Yamil Abu Saada, 0034686494329. (AMHP)
2. Ahmad Maaruf, 0034607307065. (AMHP)
3. Mohamed Amro, 0034695836541, 0034 913453258

Embajada de Palestina. Número de cuenta del banco Bankia: IBAN: ES39 2038 1173 7860 0048 4825

9 de julio de 2014

Labels for Your Planet: una aplicación para móviles que facilita la compra responsable





Las personas otorgamos cada vez más importancia a lo que consumimos, y por ello los productos ecológicos han ido adquiriendo mayor atractivo. Pero estos productos no sólo nos ayudan a cuidarnos, sino que ayudan a construir una mejor sociedad. Sin embargo, no siempre es fácil identificar estos productos y diferenciarlos del resto. Hasta ahora, la proliferación de logotipos, sellos, pictogramas, etiquetas con información ambiental y social, lejos de facilitar la toma de decisiones, ha supuesto una dificultad añadida a la hora de hacer una compra razonada, por lo que muchos consumidores pierden en cada mínimo acto de consumo la oportunidad de elegir de manera responsable.

Conscientes de ello y de la importancia del consumo en la sostenibilidad, tres empresas (Inèdit, Quiero salvar el mundo haciendo marketing, y Solusoft) han colaborado en el desarrollo de una aplicación para móviles completamente gratuita, que facilita la tarea a los consumidores. Sandra Pina, directora de Innovación de "Quiero salvar el mundo haciendo marketing", ha explicado que esta acción surge “con el objetivo de ir cambiando miles, millones de pequeños gestos que son nuestra compra diaria”. Gracias a herramientas como Labels for your Planet, “hacemos más fácil que el usuario utilice su poder de compra para premiar productos sostenibles y empresas responsables, de forma que a la vez que nos preocupamos por nuestro propio bienestar, nos preocupamos por el bienestar del planeta”. De hecho, nos gusta definir la app como “buena para ti” además de “buena para el mundo”.


Cómo funciona
Labels For Your Planet se descarga gratis de Android Market. Una vez instalada, el usuario puede elegir dos tipos de búsqueda: bien por el tipo de producto que va a adquirir (alimentación, energía, ropa, etc.), o bien por el nombre que aparece en el sello que ha encontrado en un producto concreto.


La información que Labels for your Planet facilita en este primer paso es la imprescindible para conocer a qué se compromete el fabricante al llevar determinado sello, qué beneficios garantiza al consumidor y/o el productor, y qué organismo lo acredita. Además, permite comparar características de sellos diferentes, de manera que el consumidor pueda optar entre uno u otro producto según sus intereses.

Además, el usuario podrá también valorar públicamente la credibilidad de cada una de las etiquetas, así como proponer potenciales identificativos que encuentre en los productos para que se incluyan en desarrollos futuros de la aplicación.

Esther Fernández, directora de Tecnología Social en Quiero salvar el mundo haciendo marketing, explica que "la idea nació aquí y creció al compartirla con otras personas e incorporarlas al equipo. Hemos conseguido que tres empresas diferentes dediquemos recursos y conocimiento a algo que nos aporta a todos y al bien común". En ese sentido, Labels for your Planet es "un trabajo que muestra que la tecnología puede estar al servicio de las personas, nosotros insistimos siempre en la importancia de la Tecnología Social".

“Que el criterio ambiental forme parte de la decisión de compra”
Gran parte del trabajo ha sido incorporar información rigurosa y detallada sobre los sellos ambientales existentes, según explica Jesús Boschmonart, responsable de asesoría y formación de Inèdit. “La información debe ser rigurosa pero también accesible y comprensible, que sea útil a la hora de hacernos idea de qué estamos comprando. Hemos utilizado todos los datos de cada pliego de condiciones de cada distintivo, pliegos muy complejos y que pocos consumidores van a leer, para extraer de ahí toda la información relevante, rigurosa y útil”. Según Boschmonart, “hasta ahora el precio o la calidad, la relación calidad-precio, o el prestigio de la marca, eran casi los únicos criterios objetivos para comprar: con Labels for your Planet, queremos que el criterio ambiental forme parte de esa decisión de compra”.

Sergio Alcalde, responsable de I+D+i en Solusoft, explica que con esta app, “hemos conseguido volcar toda nuestra experiencia en desarrollo de aplicaciones, nuestro conocimiento de cuál debe de ser la experiencia de usuario óptima, para maximizar el éxito en el mercado de un proyecto como este”. En la actualidad, “no existe ninguna aplicación en el ámbito de la sostenibilidad que sea ni siquiera parecida”, según Alcalde, “además del aspecto y la excelente experiencia de usuario, la app destaca por la combinación perfecta de herramienta práctica en el momento de comprar, cuando el consumidor está frente al lineal del supermercado, pero también en casa, cuando ve publicidad de algún producto en la televisión, por ejemplo”.



Puedes descargar la aplicación desde este enlace:
http://bit.ly/labplan


• Twitter: https://twitter.com/LabelsPlanet

• Facebook: https://www.facebook.com/LabelsForYourPlanet

• Google+: +LabelsForYourPlanet

7 de julio de 2014

#UltimaLlamada: Esto es más que una crisis económica y de régimen: es una crisis de civilización

«Última llamada»

Manifiesto de www.ultimallamada.org

Esto es más que una crisis económica y de régimen: es una crisis de civilización

ultima-llamada-v0-2-640x927Los ciudadanos y ciudadanas europeos, en su gran mayoría, asumen la idea de que la sociedad de consumo actual puede “mejorar” hacia el futuro (y que debería hacerlo). Mientras tanto, buena parte de los habitantes del planeta esperan ir acercándose a nuestros niveles de bienestar material. Sin embargo, el nivel de producción y consumo se ha conseguido a costa de agotar los recursos naturales y energéticos, y romper los equilibrios ecológicos de la Tierra.

Nada de esto es nuevo. Las investigadoras y los científicos más lúcidos llevan dándonos fundadas señales de alarma desde principios de los años setenta del siglo XX: de proseguir con las tendencias de crecimiento vigentes (económico, demográfico, en el uso de recursos, generación de contaminantes e incremento de desigualdades) el resultado más probable para el siglo XXI es un colapso civilizatorio.

Hoy se acumulan las noticias que indican que la vía del crecimiento es ya un genocidio a cámara lenta. El declive en la disponibilidad de energía barata, los escenarios catastróficos del cambio climático y las tensiones geopolíticas por los recursos muestran que las tendencias de progreso del pasado se están quebrando.

Frente a este desafío no bastan los mantras cosméticos del desarrollo sostenible, ni la mera apuesta por tecnologías ecoeficientes, ni una supuesta “economía verde” que encubre la mercantilización generalizada de bienes naturales y servicios ecosistémicos. Las soluciones tecnológicas, tanto a la crisis ambiental como al declive energético, son insuficientes. Además, la crisis ecológica no es un tema parcial sino que determina todos los aspectos de la sociedad: alimentación, transporte, industria, urbanización, conflictos bélicos… Se trata, en definitiva, de la base de nuestra economía y de nuestras vidas.

Estamos atrapados en la dinámica perversa de una civilización que si no crece no funciona, y si crece destruye las bases naturales que la hacen posible. Nuestra cultura, tecnólatra y mercadólatra, olvida que somos, de raíz, dependientes de los ecosistemas e interdependientes.

La sociedad productivista y consumista no puede ser sustentada por el planeta. Necesitamos construir una nueva civilización capaz de asegurar una vida digna a una enorme población humana (hoy más de 7.200 millones), aún creciente, que habita un mundo de recursos menguantes. Para ello van a ser necesarios cambios radicales en los modos de vida, las formas de producción, el diseño de las ciudades y la organización territorial: y sobre todo en los valores que guían todo lo anterior.

Necesitamos una sociedad que tenga como objetivo recuperar el equilibrio con la biosfera, y utilice la investigación, la tecnología, la cultura, la economía y la política para avanzar hacia ese fin. Necesitaremos para ello toda la imaginación política, generosidad moral y creatividad técnica que logremos desplegar.

Pero esta Gran Transformación se topa con dos obstáculos titánicos: la inercia del modo de vida capitalista y los intereses de los grupos privilegiados. Para evitar el caos y la barbarie hacia donde hoy estamos dirigiéndonos, necesitamos una ruptura política profunda con la hegemonía vigente, y una economía que tenga como fin la satisfacción de necesidades sociales dentro de los límites que impone la biosfera, y no el incremento del beneficio privado.

Por suerte, cada vez más gente está reaccionando ante los intentos de las elites de hacerles pagar los platos rotos. Hoy, en el Estado español, el despertar de dignidad y democracia que supuso el 15M (desde la primavera de 2011) está gestando un proceso constituyente que abre posibilidades para otras formas de organización social.

Sin embargo, es fundamental que los proyectos alternativos tomen conciencia de las implicaciones que suponen los límites del crecimiento y diseñen propuestas de cambio mucho más audaces. La crisis de régimen y la crisis económica sólo se podrán superar si al mismo tiempo se supera la crisis ecológica. En este sentido, no bastan políticas que vuelvan a las recetas del capitalismo keynesiano.

Estas políticas nos llevaron, en los decenios que siguieron a la segunda guerra mundial, a un ciclo de expansión que nos colocó en el umbral de los límites del planeta. Un nuevo ciclo de expansión es inviable: no hay base material, ni espacio ecológico y recursos naturales que pudieran sustentarlo.

El siglo XXI será el siglo más decisivo de la historia de la humanidad. Supondrá una gran prueba para todas las culturas y sociedades, y para la especie en su conjunto. Una prueba donde se dirimirá nuestra continuidad en la Tierra y la posibilidad de llamar “humana” a la vida que seamos capaces de organizar después. Tenemos ante nosotros el reto de una transformación de calibre análogo al de grandes acontecimientos históricos como la revolución neolítica o la revolución industrial.

Atención: la ventana de oportunidad se está cerrando. Es cierto que hay muchos movimientos de resistencia alrededor del mundo en pro de la justicia ambiental (la organización Global Witness ha registrado casi mil ambientalistas muertos sólo en los últimos diez años, en sus luchas contra proyectos mineros o petroleros, defendiendo sus tierras y sus aguas). Pero a lo sumo tenemos un lustro para asentar un debate amplio y transversal sobre los límites del crecimiento, y para construir democráticamente alternativas ecológicas y energéticas que sean a la vez rigurosas y viables.

Deberíamos ser capaces de ganar grandes mayorías para un cambio de modelo económico, energético, social y cultural. Además de combatir las injusticias originadas por el ejercicio de la dominación y la acumulación de riqueza, hablamos de un modelo que asuma la realidad, haga las paces con la naturaleza y posibilite la vida buena dentro de los límites ecológicos de la Tierra.

Una civilización se acaba y hemos de construir otra nueva. Las consecuencias de no hacer nada —o hacer demasiado poco— nos llevan directamente al colapso social, económico y ecológico. Pero si empezamos hoy, todavía podemos ser las y los protagonistas de una sociedad solidaria, democrática y en paz con el planeta.

5 de julio de 2014

28 de junio de 2014

Somos faros, construimos futuro y espacios

No necesitamos hacer historia, tampoco necesitamos depender de este lugar. Tenemos que seguir caminando, y sólo nuestros pasos serán la historia, crearán nuevos espacios.

Somos faros si seguimos adelante, con la mano en el corazón. Síguenos!! Para luchar en la batalla. Podemos salvarnos, podemos renacer… descansa tu cabeza en mi pecho, yo te mantendré vivo.


M83 - Intro from Nathan Kim on Vimeo.