24 de septiembre de 2014

Yo me gano la vida actuando, ustedes (los políticos) no



"Yo me gano la vida actuando, ustedes (los políticos) no"
Discurso completo de Leonardo Dicaprio en la Cumbre del Clima, 23 septiembre 2014
Gracias, señor Secretario General, excelencias, señoras y señores y distinguidos invitados. Me siento honrado de estar hoy aquí.
Me presento ante ustedes no como un experto, sino como un ciudadano preocupado, una de las 400 mil personas que marcharon por las calles de Nueva York el domingo, y los miles de millones de personas en todo el mundo que quieren resolver nuestra crisis climática.
Como actor represento diferentes vidas ficticias. Juego a buscar soluciones ficticias a los problemas de mis personajes.
Creo que la humanidad ha visto el cambio climático en esa misma manera: como si fuera una ficción. Fingiendo que el cambio climático no es real, como si eso hiciera que el problema se vaya.
Pero yo creo que somos más conscientes que eso. Cada semana, estamos viendo en los eventos climáticos nuevas e innegables pruebas de que se aceleró el cambio climático.
Sabemos que las sequías se están intensificando, nuestros océanos se están calentando y acidificando, con penachos de metano que se elevan desde debajo del suelo marino.
Estamos viendo que los fenómenos meteorológicos extremos, el aumento de las temperaturas, y las capas de hielo del oeste de la Antártida y de Groenlandia se derriten a un ritmo sin precedentes, décadas por delante de las proyecciones científicas.
Nada de esto es retórica, y nada de esto es la histeria. Es un hecho. La comunidad científica sabe, las industrias y los gobiernos lo saben, incluso los militares de Estados Unidos lo saben. El jefe del comando de la marina de Estados Unidos el Pacífico, el almirante Samuel Locklear, dijo recientemente que el cambio climático es nuestra mayor amenaza a la seguridad individual.
Mis amigos, quienes estamos aquí reunidos, sabemos que nos enfrentamos a esta difícil tarea. Podemos hacer historia o ser vilipendiado por ella.
Para que quede claro, esto no se trata de simplemente decirle a la gente que cambien sus bombillas por otras menos dañinas o que compren un coche híbrido. Este desastre ha crecido más allá de las elecciones que hacen los individuos.
Se trata ahora de que nuestras industrias y los gobiernos de todo el mundo tomen acciones decisivas a gran escala.
Yo no soy un científico y tampoco necesito serlo, debido a que la comunidad científica del mundo ha hablado, y nos han dado nuestro pronóstico, si no actuamos juntos, seguramente vamos a perecer.
Ahora es nuestro momento para la acción.
Tenemos que poner una etiqueta de precio sobre las emisiones de carbono y eliminar los subsidios gubernamentales para el carbón, el gas, y las compañías petroleras. Tenemos que terminar el viaje gratuito que los contaminadores industriales, aquellos que se han dado en el nombre de una economía de libre mercado y que no se merecen nuestros impuestos.
La buena noticia es que la energía renovable no es la única política económica posible. Una nueva investigación muestra que en 2050 la energía limpia y renovable podría abastecer el 100 % de las necesidades energéticas del mundo utilizando las tecnologías existentes y crearía millones de puestos de trabajo.
Este no es un debate partidista; es debate humano. Aire, agua limpia y un clima habitable son derechos humanos inalienables. Y la solución de esta crisis no es una cuestión de política. Es nuestra obligación moral.
Solo tenemos un planeta. La humanidad debe ser responsable en una escala masiva de la destrucción sin sentido de nuestra casa colectiva. La protección de nuestro futuro en este planeta depende de la evolución de la conciencia de nuestra especie.
Esta es la más urgente de los tiempos, y el más urgente de los mensajes.
Distinguidos delegados, los líderes del mundo, la gente hizo oír su voz el domingo en todo el mundo y el impulso no se detendrán. Y ahora es su turno, el tiempo para contestar el mayor desafío de nuestra existencia en este planeta… es ahora.


19 de septiembre de 2014

Marcha por el Planeta #21S




El Planeta necesita una respuesta urgente y la ciudadanía nos hemos unido para exigirla.

El martes 23, Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, se reunirá con los líderes mundiales en Nueva York para buscar un compromiso real con el Planeta. Sus declaraciones lo dicen todo: el Cambio climático ya está ocurriendo y tiene consecuencias reales en la vida de las personas.

Pero los líderes del mundo creen que el Cambio climático nos da igual y, por eso, no están haciendo nada para evitarlo.


El domingo 21, este domingo, personas de todo el mundo saldremos a la calle en la Marcha Global contra el Cambio climático.

  Marcha contra el Cambio climático 
 
 
 

 

Desertificación, sequía, catástrofes naturales… El Cambio climático causa directa e indirectamente pobreza y hambre. En 2013, 22 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de fenómenos climáticos extremos.

Nos encontramos frente a dos momentos clave: la cumbre de Ban Ki-moon y la COP20, Cumbre de Naciones Unidas contra el Cambio climático que se celebrará este diciembre en Perú.

Marchemos para que los líderes mundiales caminen hacia un acuerdo global que ponga fin al avance de la destrucción de nuestro Planeta.


 

18 de septiembre de 2014

5 Lecciones cruciales para luchar contra el cambio climático sin dejar de hacer daño al capitalismo

No puedes luchar contra el cambio climático sin luchar contra el capitalismo, afirma Klein en su libro Esto cambia todo. Klein sostiene que los programas de comercio de emisiones de carbono crean incentivos perversos, permitiendo a los fabricantes producir más gases de efecto invernadero perjudiciales, con solo pagar para reducirlos.También arremete contra opciones supuestamente limpias como el gas natural.

En sus libros anteriores: La doctrina del shock (2007) y NO LOGO: EL Poder de las marcas (2000), la escritora y activista canadiense Naomi Klein aborda temas como la “terapia de shock” neoliberal, el consumismo, la globalización y el “capitalismo desastre,” documentando de manera extensa las fuerzas detrás del aumento de la desigualdad económica y la degradación ambiental de los últimos 50 años. Pero en su nuevo libro, Esto cambia todo: Capitalismo contra el clima, (en las tiendas a partir del 16 de septiembre) Klein proyecta su mirada al futuro, argumentando que los peligros del cambio climático exigen acciones radicales de manera inmediata para prevenir una catástrofe.

Ciertamente Klein no está sola al señalar lo urgente de la amenaza, pero lo que la diferencia del resto es su argumento referido a que el capitalismo—no el carbono—está en la raíz del cambio climático, que nos conduce de manera inexorable hacia un Armagedón ambiental en la búsqueda de lucro. Esto cambia todo, es un libro que vale la pena leer completo, una o dos veces, pero a continuación presentamos algunos de los puntos clave.

1. Las soluciones de tipo parche no funcionan.

“Sólo los movimientos sociales de masas pueden salvarnos ahora. Porque sabemos hacia donde se dirige el sistema actual, si se deja sin control.”

Gran parte de la discusión que rodea al cambio climático se centra en lo que Klein descarta como “soluciones del tipo parche”: arreglos amigables con las ganancias como innovaciones tecnológicas de primer nivel, planes que establecen topes a la cantidad de emisiones de carbono y un mercado para las mismas, y alternativas presuntamente “limpias” como el gas natural. Para Klein, dichas estrategias son demasiado limitadas y tardías.

En su interminable crítica de la participación de las corporaciones en la prevención del cambio climático, ella demuestra cómo “soluciones” beneficiosas propuestas por numerosos think-tanks (y las empresas que los sostienen) realmente terminan agravando el problema. Por ejemplo, Klein sostiene que los programas de comercialización de créditos de carbono generan incentivos perversos, al permitir a los fabricantes producir mayor volumen de gases de efecto invernadero perjudiciales, solamente pagando para reducirlos. En el proceso, los esquemas de comercialización de créditos de carbono han ayudado a las corporaciones a ganar miles de millones -permitiéndoles obtener beneficios con la degradación del planeta. En cambio, Klein afirma, necesitamos liberarnos del fundamentalismo del libre mercado e implementar planes a largo plazo, regulaciones más estrictas para los negocios, más tributos, más gasto gubernamental en la materia y sustituir las privatizaciones por el control público de la infraestructura clave.


2. Necesitamos arreglarnos nosotros, no al mundo

“El planeta tierra no es nuestro prisionero, nuestro paciente, nuestra máquina o, nuestro monstruo. Es todo nuestro mundo. Y la solución al calentamiento global no es reparar el mundo, sino arreglarnos a nosotros mismos”.

Klein dedica un capítulo completo del libro a la geoingeniería: el campo de investigación, liderado por un pequeño grupo de científicos, de financiadores y figuras de los medios, que tiene como objetivo combatir el calentamiento global alterando la tierra en sí misma -- cubriendo los desiertos con material reflectivo para enviar luz solar de vuelta al espacio o incluso opacando el sol para reducir la cantidad de calor que llega al planeta. Sin embargo, los políticos y gran parte del público global han planteado inquietudes éticas, de salud y ambientales respecto a estos experimentos científicos propuestos para el planeta, y Klein advierte acerca de las consecuencias desconocidas de crear “un mundo Frankenstein,” con varios países lanzando proyectos de manera simultánea. En lugar de restablecer el equilibrio ambiental, Klein afirma que estos “arreglos tecnológicos” sólo perturbarán aún más el equilibrio del planeta, creando un sinnúmero de nuevos problemas, que demandarán una interminable cadena de ulteriores “arreglos.” Klein escribe, “La tierra—el sistema que brinda sustento a la vida—tendría que recurrir a una especie de respiración asistida, conectada a máquinas de manera continua para evitar caer por completo en algo monstruoso.”



3. No podemos confiar en el financiamiento corporativo “bien intencionado”.

“Una gran cantidad cantidad de progresistas han abandonado el debate del cambio climático, en parte porque pensaron que los grandes grupos verdes, provistos de dólares provenientes de la filantropía, tenían este asunto cubierto. Esa creencia, resultó ser un grave error.”

Klein critica duramente los vínculos entre las corporaciones y los principales grupos ambientalistas, así como también los intentos de los “multimillonarios verdes” como Bill Gates y el fundador del Grupo Virgin, Richard Branson de usar el capitalismo para combatir el calentamiento global. Cuando la principal causa del cambio climático es el capitalismo, según Klein, no tiene sentido esperar que las corporaciones y los multimillonarios antepongan el planeta al lucro.

Por ejemplo, aunque la Fundación Gates financia gran parte de los principales grupos ambientales dedicados a combatir el cambio climático, en diciembre de 2013, invirtió al menos $1.2 mil millones en BP y ExxonMobil. Además, cuando los principales grupos verdes se vuelven dependientes de los fondos de las corporaciones impulsan una agenda corporativa. Por ejemplo, organizaciones como Nature Conservancy (TNC) y el Environmental Defence Fund (EDF), que han recibido millones de dólares de donantes corporativos pro-fracking, como Shell, Chevron y JP Morgan, están promoviendo al gas natural como una alternativa más limpia a los combustibles fósiles, como el petróleo y el carbón.


4. Necesitamos desinversiones y reinversiones.

“El principal poder de la desinversión no reside en que a corto plazo perjudica financieramente a Shell y Chevron, sino que erosiona el permiso social del que gozan las empresas de combustibles fósiles y presiona a los políticos para impulsar legislación dirigida a reducir las emisiones en general.”


Los críticos del movimiento de desinversión del carbono a menudo sostienen que las desinversiones tendrán impacto mínimo en las finanzas de los contaminadores. Pero Klein afirma que esta línea de razonamiento se olvida de lo central, citando el argumento del activista de la desinversión Cameron Fenton que sostiene que “nadie está pensando que vamos a llevar a la bancarrota a las empresas de combustibles fósiles. Pero lo que podemos hacer es destruir sus reputaciones y quitarles su poder político.” Más importante, la desinversión abre la puerta a la reinversión. Unos pocos millones de dólares que no llegan a las manos de ExxonMobil o BP significa dinero que puede ahora ser invertido en desarrollar infraestructura verde o empoderar a las comunidades para relocalizar sus economías. Y algunas instituciones como facultades, organizaciones benéficas, fondos de pensión y municipalidades ya han recibido el mensaje: Klein reporta que 13 escuelas profesionales y universidades norteamericanas, 25 ciudades norteamericanas, alrededor de 40 instituciones religiosas y una gran cantidad de importantes fundaciones se han comprometido a desinvertir en acciones y bonos ligados a combustibles fósiles.



5. Enfrentar el cambio climático es una oportunidad para abordar otros asuntos sociales, económicos y políticos.

“Cuando quienes niegan el cambio climático afirman que el calentamiento global es una conspiración para redistribuir la riqueza, no lo hacen (sólo) porque están paranoicos sino porque también están atentos.”

En La doctrina del shock, Klein explicó cómo las corporaciones han explotado las crisis alrededor del mundo para beneficio propio. En Esto cambia todo, ella sostiene que la crisis del cambio climático puede servir como un llamado de alerta para la acción democrática generalizada. Por ejemplo, cuando en 2007 un tornado destruyó gran parte de Greensburg, Kansas, el pueblo rechazó los enfoques de arriba hacia abajo para la recuperación a favor de esfuerzos de reconstrucción basados en la comunidad que aumentan la participación democrática y creó nuevos edificios públicos amables con el medioambiente.

Hoy, Greensburg es uno de los pueblos más verdes de EE.UU. Para Klein, este ejemplo ilustra cómo las personas pueden usar el cambio climático como un motivo para reunirse con el objetivo de construir una sociedad más sostenible. También pueden, de hecho deben, generar una transformación radical en nuestra economía: menos consumo, menos comercio internacional, (parte de relocalizar nuestra economía) y menos inversión privada, y mucho más gasto gubernamental destinado a crear la infraestructura necesaria para una economía verde. “Implícita en la transformación,” Klein escribe, “está una mayor redistribución, para que más personas puedan vivir cómodamente dentro de los límites de la sustentabilidad del planeta.”

Traducción del artículo " 5 Crucial Lessons for the Left From Naomi Klein’s New Book" pulbicado en These Times el 21 de agosto de 2014 y en Fractura hidráulica Ecologistas en Acción

31 de agosto de 2014

Vacaciones Ending --> Pasando a modo Innovador Social

Terminando modo Vacaciones & Apicultor...
█████████████████████████░
90% completado
Espere o pulse INTRO para pasar a modo Innovador Social




M83 - Intro from Nathan Kim on Vimeo.

No quiero pulsar INTRO, mejor espero...

La letra de la canción dice:
No necesitamos hacer historia, tampoco necesitamos depender de este lugar. Tenemos que seguir caminando, y sólo nuestros pasos serán la historia, crearán nuevos espacios. Somos faros si seguimos adelante, con la mano en el corazón. Síguenos!! Para luchar en la batalla. Podemos salvarnos, podemos renacer…  descansa tu cabeza en mi pecho, yo te mantendré vivo.

8 de agosto de 2014

Carlos Bardem, Alberto Ammann y Álvaro Longoria a pisar el Ártico con Greenpeace

Imagen de cabecera


Segunda expedición ártica: 9 - 15 de agosto de 2014
Greenpeace viaja al Ártico con Carlos Bardem, Alberto Ammann y Álvaro Longoria para documentar los valores y amenazas de este valioso territorio

- Trabajaron juntos en la premiada Celda 211 y ahora vuelven a unirse para embarcarse con la organización, ser testigos de la belleza del ecosistema ártico y pedir su protección
- El realizador Álvaro Longoria, que ha rodado junto a figuras como Oliver Stone, comenzará la grabación de un documental sobre los peligros que acechan a "la última frontera"

Vídeo criogenización en el Ártico



Este sábado, 9 de agosto, comienza la segunda expedición al Ártico de Greenpeace España (1) para conocer de primera mano los efectos del cambio climático, las prospecciones petrolíferas y la pesca industrial que hacen peligrar la población y el ecosistema ártico. El rompehielos de la organización, Esperanza, recorrerá el archipiélago noruego de Svalbard, una zona de una única belleza y biodiversidad. A bordo, estarán los actores Carlos Bardem y Alberto Ammann para pedir la protección de este valioso entorno. Asimismo, durante la navegación, el director y productor Álvaro Longoria comenzará la grabación de un documental sobre los peligros a los que se enfrenta este ecosistema único. Bardem, Ammann y Longoria ya trabajaron juntos en la galardonada Celda 211 y ahora vuelven a unirse para proteger el Ártico.

"No vivimos en un planeta parcelado, todo lo que afecta a un ecosistema también lo hace al resto, a nuestra calidad de vida. Ya vamos tarde en la carrera por proteger una zona vital para el ser vivo y para el planeta Tierra, como es el Ártico. Por eso nos hemos embarcado con Greenpeace en esta expedición", ha explicado el actor y escritor Carlos Bardem.

La región de Svalbard es una zona emblemática del Ártico y a través de ella, Greenpeace mostrará la importancia de proteger este vulnerable ecosistema. El Esperanza navegará alrededor de Spitsbergen, una región de impresionantes paisajes helados y excepcional fauna. Es el hogar de 19 especies de mamíferos marinos como el oso polar, las morsas, cinco especies de focas y doce tipos de cetáceos.

Numerosos estudios demuestran que los osos polares, los renos y las focas se encuentran amenazados por el aumento de las temperaturas y el deshielo. Las emisiones de CO2 y el calentamiento global también provocan la acidificación del océano ártico con graves implicaciones en la fauna marina además de favorecer la aparición de plagas de insectos, hongos e infecciones y erosionar la costa.

Con el deshielo se están abriendo nuevas rutas marítimas y aumenta la atracción para las actividades extractivas de petróleo en esta zona. Cerca de la reserva natural de la isla del Oso, al sur de Svalbard (mar de Barents), la petrolera noruega Statoil ha llevado a cabo este verano trabajos de exploración para extraer petróleo y gas en tres pozos.

El actor hispano-argentino Alberto Ammann, ganador del Goya a mejor actor revelación por Celda 211, explica: "Me uno a esta expedición porque estoy a favor del cambio del uso de petróleo por energías renovables, a favor de la vida, del respeto y cuidado de la biodiversidad de nuestro planeta".

Es urgente establecer medidas que delimiten y protejan los espacios árticos y se garantice con ello la defensa de sus habitantes. Greenpeace pide la creación de un Santuario global que salvaguarde esta región fundamental para todo el planeta.

Todas estas amenazas e intereses tras la destrucción del Ártico serán documentadas durante el viaje por el prestigioso director y productor Álvaro Longoria, quien comenzará un nuevo proyecto internacional. Anteriormente rodó el documental Los hijos de las nubes, protagonizado por Javier Bardem donde denunciaba la situación del pueblo saharaui. También ha trabajado en grandes producciones internacionales con Oliver Stone y Steven Soderbergh.

"Es importantísimo dar a conocer el momento crítico que vivimos, con prácticas que enriquecen a unos pocos y ponen en peligro el futuro del planeta. En ningún sitio es esto más claro que en el Ártico", explica el cineasta Álvaro Longoria. "Debemos abrir los ojos de la población y a estas grandes empresas y gobiernos que solo buscan el enriquecimiento a corto plazo sin pensar que tendrá consecuencias irreversibles. Por el contrario, la mayoría de la gente apoya sin fisuras la creación de un santuario alrededor del Polo Norte. La clave está en dar la situación a conocer y a mí me gustaría colaborar haciendo lo que mejor sé hacer: una pieza audiovisual".

Justo antes de la expedición española, la actriz británica Emma Thompson ha estado también embarcada con Greenpeace para colaborar en una movilización mundial que ya ha conseguido más de cinco millones de firmas y el apoyo de estrellas internacionales como George Clooney o Alejandro Sanz.

Nota: (1) Expedición al Ártico 2013: un equipo de periodistas, científicos, especialistas en Ártico, cámaras, fotógrafos, exploradores y Alejandro Sanz fueron en julio de 2013 al Ártico para mostrar los impactos de la destrucción y pedir que se declare Patrimonio de la Humanidad.

31 de julio de 2014

CAMPAÑA DE RECOGIDA DE MEDICAMENTOS PARA GAZA:


Nuestra indignación es enorme ante el genocidio que está perpetrando el ejercito de la ocupación israelí en la Franja de Gaza contra la población civil palestina.



Las imágenes de los niños palestinos muertos, mutilados, quemados, heridos de consideración, huérfanos y la destrucción de las casas, hospitales, ambulancias, lugar de culto, colegios (uno de ellos un colegio gestionado por la UNRWA, que fue bombardeado, resultando muertas 16 personas y 200 heridos entre niños y mujeres que se refugiaban allí de los bombardeos), arrojan un resultado aterrador: hasta las 18 horas del 27 de Julio de 2014, ha habido más de 1061 muertos, 6032 heridos y la destrucción de 3640 casas civiles debido a los 5455 ataques aéreos israelíes desde el comienzo de la agresión.

Ante la situación crítica y el deterioro del estado de salud de la población palestina en la franja de gaza por la brutal agresión del ejercito israelí, la Asociación Medica Hispano Palestina - AMHP, comenzamos una campaña de recogida de material médico, medicamentos, personal médico para poder atender a los heridos entre la población civil en gaza para ello pedimos la ayuda y la colaboración del pueblo español a nivel personal, asociaciones, partidos políticos y sindicatos.

La campaña terminará el Martes 12-08-2014.

Organízate en tu barrio, en tu centro de trabajo o estudio, en tu grupo de consumo o asociación. Recoge los medicamentos y luego envíalos a la sede de la Misión Diplomática de Palestina en España sita en la calle Pio XII, 20 - Madrid 28016.

Teléfono de contactos:
1. Yamil Abu Saada, 0034686494329. (AMHP)
2. Ahmad Maaruf, 0034607307065. (AMHP)
3. Mohamed Amro, 0034695836541, 0034 913453258

Embajada de Palestina. Número de cuenta del banco Bankia: IBAN: ES39 2038 1173 7860 0048 4825

9 de julio de 2014

Labels for Your Planet: una aplicación para móviles que facilita la compra responsable





Las personas otorgamos cada vez más importancia a lo que consumimos, y por ello los productos ecológicos han ido adquiriendo mayor atractivo. Pero estos productos no sólo nos ayudan a cuidarnos, sino que ayudan a construir una mejor sociedad. Sin embargo, no siempre es fácil identificar estos productos y diferenciarlos del resto. Hasta ahora, la proliferación de logotipos, sellos, pictogramas, etiquetas con información ambiental y social, lejos de facilitar la toma de decisiones, ha supuesto una dificultad añadida a la hora de hacer una compra razonada, por lo que muchos consumidores pierden en cada mínimo acto de consumo la oportunidad de elegir de manera responsable.

Conscientes de ello y de la importancia del consumo en la sostenibilidad, tres empresas (Inèdit, Quiero salvar el mundo haciendo marketing, y Solusoft) han colaborado en el desarrollo de una aplicación para móviles completamente gratuita, que facilita la tarea a los consumidores. Sandra Pina, directora de Innovación de "Quiero salvar el mundo haciendo marketing", ha explicado que esta acción surge “con el objetivo de ir cambiando miles, millones de pequeños gestos que son nuestra compra diaria”. Gracias a herramientas como Labels for your Planet, “hacemos más fácil que el usuario utilice su poder de compra para premiar productos sostenibles y empresas responsables, de forma que a la vez que nos preocupamos por nuestro propio bienestar, nos preocupamos por el bienestar del planeta”. De hecho, nos gusta definir la app como “buena para ti” además de “buena para el mundo”.


Cómo funciona
Labels For Your Planet se descarga gratis de Android Market. Una vez instalada, el usuario puede elegir dos tipos de búsqueda: bien por el tipo de producto que va a adquirir (alimentación, energía, ropa, etc.), o bien por el nombre que aparece en el sello que ha encontrado en un producto concreto.


La información que Labels for your Planet facilita en este primer paso es la imprescindible para conocer a qué se compromete el fabricante al llevar determinado sello, qué beneficios garantiza al consumidor y/o el productor, y qué organismo lo acredita. Además, permite comparar características de sellos diferentes, de manera que el consumidor pueda optar entre uno u otro producto según sus intereses.

Además, el usuario podrá también valorar públicamente la credibilidad de cada una de las etiquetas, así como proponer potenciales identificativos que encuentre en los productos para que se incluyan en desarrollos futuros de la aplicación.

Esther Fernández, directora de Tecnología Social en Quiero salvar el mundo haciendo marketing, explica que "la idea nació aquí y creció al compartirla con otras personas e incorporarlas al equipo. Hemos conseguido que tres empresas diferentes dediquemos recursos y conocimiento a algo que nos aporta a todos y al bien común". En ese sentido, Labels for your Planet es "un trabajo que muestra que la tecnología puede estar al servicio de las personas, nosotros insistimos siempre en la importancia de la Tecnología Social".

“Que el criterio ambiental forme parte de la decisión de compra”
Gran parte del trabajo ha sido incorporar información rigurosa y detallada sobre los sellos ambientales existentes, según explica Jesús Boschmonart, responsable de asesoría y formación de Inèdit. “La información debe ser rigurosa pero también accesible y comprensible, que sea útil a la hora de hacernos idea de qué estamos comprando. Hemos utilizado todos los datos de cada pliego de condiciones de cada distintivo, pliegos muy complejos y que pocos consumidores van a leer, para extraer de ahí toda la información relevante, rigurosa y útil”. Según Boschmonart, “hasta ahora el precio o la calidad, la relación calidad-precio, o el prestigio de la marca, eran casi los únicos criterios objetivos para comprar: con Labels for your Planet, queremos que el criterio ambiental forme parte de esa decisión de compra”.

Sergio Alcalde, responsable de I+D+i en Solusoft, explica que con esta app, “hemos conseguido volcar toda nuestra experiencia en desarrollo de aplicaciones, nuestro conocimiento de cuál debe de ser la experiencia de usuario óptima, para maximizar el éxito en el mercado de un proyecto como este”. En la actualidad, “no existe ninguna aplicación en el ámbito de la sostenibilidad que sea ni siquiera parecida”, según Alcalde, “además del aspecto y la excelente experiencia de usuario, la app destaca por la combinación perfecta de herramienta práctica en el momento de comprar, cuando el consumidor está frente al lineal del supermercado, pero también en casa, cuando ve publicidad de algún producto en la televisión, por ejemplo”.



Puedes descargar la aplicación desde este enlace:
http://bit.ly/labplan


• Twitter: https://twitter.com/LabelsPlanet

• Facebook: https://www.facebook.com/LabelsForYourPlanet

• Google+: +LabelsForYourPlanet