14 de abril de 2011

6º Aniversario de NO HAY TIEMPO QUE PERDER

Ojalá siempre pudiéramos elegir cómo va a ser un día determinado, qué nos ocupará durante esa jornada y dónde estaremos… Me hubiera gustado disponer de más tiempo y menos espesura en la agenda para escribir hoy algunas notas sobre el origen de este blog y todo lo que me ha aportado, incluso relataros algunas anécdotas divertidas.

Quiero daros las gracias a tod@s  regalándome vuestro buen ejemplo y amistad.

Entre las frases, que a lo largo de este tiempo he ido escribiendo en el blog, he escogido estos dos pensamientos, hilos que forman parte de esta cuerda que a través de este espacio hemos compartido.

imageFrenar el crecimiento del consumo, del espacio que ocupamos, de los bienes que creemos indispensables. Vivir sin miedo a perder lo excesivo, imitando a nuestros padres, felices con mucho menos. Frenar la idea de que nuestra sociedad y la economía deben de continuar creciendo para aportarnos más bienestar, olvidando que los recursos son finitos, tienen límites. Decrecer, decrecer, decrecer la velocidad, para vivir más despacio, decrecer en el consumo... decrecimiento”.

"Las personas verdaderamente 'antisociales' no son quienes se manifiestan ante los líderes del G8 , sino los que con su indolencia permiten y participan de esta vorágine del consumo, irresponsables adictos que juegan en la partida que degrada el Planeta, antisociales que destruyen el futuro, que no nos pertenece a nosotros, pero del que somos responsables".

Comparte esta entrada

votar